Mi inolvidable experiencia en #CyACartuja

30 de mayo. La hora ha llegado. Parecía lejano el final allá por septiembre, cuando entrabas a clase un poco desorientado porque no sabías qué ibas a encontrar o qué podía pasar. A día de hoy, después de todo lo aprendido y experimentado, toca contar cómo hemos vivido esta intensa y fascinante aventura.

#CyACartuja (1)

Desde el primer momento supe que me iba a gustar. Las clases no serían como siempre, eso quedó clarito desde el principio. “Lo primero que necesitáis es una cuenta de Twitter”, dijo con ímpetu aquel profesor enérgico y veloz como un rayo, que mareaba solo verlo porque no permanecía quieto ni un segundo. Sin espera quería nuestros datos y perfil creado desde el minuto cero (bueno, dejaba 24 horas, pero más allá de estas, si no lo tenías, eras un blanco perfecto para su ira).

El tiempo apremia en esta asignatura. ¿Quieres aprender? Pues vas a tener que trabajar. Lo original, diferente y motivador es que tienes un profe diferente cada día. Aquí los llamamos profesionales, pero para mí son maestros, expertos en su materia. Comparten contigo su conocimiento, se preocupan de que lo entiendas y te ayudan para que nada quede en el aire y tú tengas la sensación de que has aprendido de una manera amena, divertida. Es lo que tiene dar tu clase en Twitter. Tu imaginación y creatividad vuelan, los emoticonos reflejan tu ánimo y los gifs tienen un no sé qué, que qué sé yo, que te encanta y tienes la necesidad de usarlos, para que el tuit publicado muestre a la perfección lo que quieres transmitir.

Anairas 12

Sin embargo, no pienses que es sencillo. Siento decirte que no. Esta metodología requiere tus cinco sentidos, o siete, o todos los que tengas, pues llevarla al día y afrontar las intervenciones requiere una fuerza interior que solo aflora cuando te encuentras ante esta situación. Muchos han sucumbido en el intento, ya nos advirtieron que entraña dificultad, mas la recompensa es valiosa:  sentirte y ser un auténtico profesional.

Cada persona invitada a participar en #CyACartuja quiere y merece lo mejor de ti, tu alma, tu esencia, toda tu capacidad y tus mejores ideas. Quizá, visto así, asuste, pero ni mucho menos. Tú mismo te pones esa meta. Sale solo, créeme, porque no hay mayor premio que el reconocimiento al trabajo bien hecho. Y eso es lo quieres y lo que te gusta. También puedes ganar algún regalito, aunque lo mejor es que una persona, que hasta entonces no conocías, te cubra de halagos por el esfuerzo invertido y el resultado obtenido.

Muchos han pasado por #CyACartuja. Todos memorables, estupendos, implicados… Todos simplemente maravillosos. Con cada uno descubres un mundo nuevo, desconocido y fascinante, en el que te sumerges y del que aprendes lo máximo posible. ¿Quieres algún ejemplo? ¡Tengo para dar y regalar!

wordcloud (1)

Más de treinta, pero menos de cuarenta, son los amigos que nos han ayudado en #CyACartuja. Cada uno con su historia, con su tema, enfrentándose a más de cincuenta tuiteros que no dudan en hablar con ellos incluso cuando no toca hacerlo. Paciencia y gran disposición han mostrado, dejando una profunda marca que no se borrará de nuestras mentes por mucho que llueva.

Yo tengo mis favoritos, sin olvidar que, a mi parecer, todos han hecho un magnífico trabajo. Pero por la temática tratada, la actividad realizada o el desparpajo demostrado, hay señoritas que no puedo dejar de lado:

             – Carmen Díaz Soloaga: su profesión me fascina a la vez que me abruma. Elaborar contenido para diferentes clientes no es tarea sencilla. Sus consejos los llevo guardados y la ayuda recibida no hará más que enriquecer lo que en un futuro haga. Como ejemplo la he establecido, la considero muy diestra en este mundo y después de dedicar un valioso tiempo a revisar mi blog, no podía faltar en esta última entrada

              – Mony Amieva: ella no dudó en bañarme de halagos. Nos enseñó cómo funciona Linkedin, que guarda, sus entresijos, y, tras realizar la actividad encomendada, su valoración me alzó a los más alto por la dedicación demostrada. Derrochando simpatía y dispuesta siempre a echar un cable, no podía hacer esta lista sin destacarla. A todo contestaba, nada se le escapaba y es por ello que le dedico esta entrada, porque, sin duda, Mony se merece una medalla.

              – Mónica Cillán: repetidora en esto de #CyACartuja, como muchos que por aquí pasan. Su fama la precede, pues su nombre se oye más de una vez antes de que nada llegue. Mónica busca la excelencia, la atención 4.0 es su fuerte y como críos nos lo pasamos analizando y descubriendo qué hacen las empresas para solventar problemas y contentar clientes.

              La actividad no tiene desperdicio y, con cada comentario que te hace, descubres algo no antes visto. La diversión está asegurada mientras comprendes que no todo vale en la pantalla y que debes ser rápido y eficaz en la ayuda prestada.

              Mónica, además, guarda un as bajo la manga. Te propone una actividad extra, de esas que te toman una jornada, y a las tres mejor elaboradas regala un libro que manda antes de acabar la semana. Orgullosa me sentí cuando recibí el mío, al que eché el ojo en cuanto ella puso la foto del trío. Supo perfectamente que ese me iba a encantar y, por supuesto, no se equivocaba.

yo y mi libro

Esa soy yo con mi premio, el que atestigua que mi actividad tuvo algo que la diferenciaba

              – Mayte Vañó: supermujer que, junto con su equipo, lleva todas las redes de una localidad de la Comunidad Valenciana. Profesionalidad y buen gusto refleja en cada publicación de cualquier perfil de El Campello, tanto que con ganas te quedas de salir de excursión y hacerle una visita para que puedas seguir aprendiendo. Con Mayte casi no tenías que preguntar nada, ya que, en cada respuesta a otros compañeros, encontrabas muchas veces lo que buscabas.

              – Adelina Sarmiento: tampoco podía faltar Adelina, porque su actividad fue una pasada. Nos metimos en la piel de un Community Manager y desarrollamos una marca con claim y estilo propio. Luego tocó hacer varias publicaciones ficticias con temática y objetivo determinado (¿Quieres verlas? ¡Muy chulas! Pincha aquí mismito). Nuevamente la imaginación vuela y observas que, si te lo propones, puedes llegar a hacer cosas buenas y divertidas.

              Yo disfruté como una enana. Cuando te enfrentas a un reto que te encanta, no lo ves como una actividad complicada, sino como una oportunidad para hacerte notar y demostrar que a molona nadie te gana.

              – Adriana González: creo que si la llamas así, lo más seguro es que no te entendamos a la primera. A esta dama del Marketing le gusta que le llamen Nana y así es mencionada cada vez que nuestro profe se acuerda de ella y avisa que pronto será su llegada. Tanto su persona como su tema le han concedido un espacio especial en esta entrada. Nana rebosa dulzura, pasión y entrega, no hay nunca ninguna queja con ella. Nos enseña branding, posicionamiento y atención al cliente, que culmina en actividades entretenidas que te exigen mostrar algo más de lo que guardas.

              Ella siempre está disponible, puedes buscarla cuando te plazca, pero es mejor que le dejes un poco de espacio, porque se merece sus momentos de descanso y tú puedes esperar un rato, a ver si algo más se te ocurre entretanto.

              – Sonia R. Muriel: poco nos queda por decir de este terremoto de rizos negros. Ella sabe que nos acordamos y la apreciamos muchísimo. Inmensa suerte la nuestra poder haberla tenido en carne y hueso, delante de nosotros, charlando alegremente y desbordando energía. Sonia es de esas mujeres que consiguen que abras los ojos y las orejas tanto que te sea imposible perderte nada de lo que dice.

      Nos habló de reputación digital y marca personal Yode una manera tan amena y apasionante, que todos la recordamos con mucho cariño y aprecio.

       ¿Sabías que cualquiera de nosotros somos una motita de polvo en un universo descomunal y repleto de esas motas? Es por ello que te tienes que diferenciar de los demás, hacerte notar, para que destaques y empieces a ser una mota más grande que no se pueda olvidar.

          Incluso dejamos pendiente un tapeo juntos por Granada. Volvemos a recordártelo, Sonia, ¡estás completamente invitada!

Pasemos ahora a los chicos, también son grandes expertos y merecen unas palabras. Como ya he comentado, somos una familia numerosa, por lo que nombraré a unos pocos, sin olvidar al resto de galanes:

              –  José Antonio Antolín: tocayo de la persona que me ha robado el alma, “Jota” fue el primero en entrar a escena. Sentido pleno tiene: debíamos crearnos un perfil en Twitter y él nos ayudó a empezarlo de cero y a reflejar en este toda la profesionalidad posible. Optimización lo llamamos, porque así es realmente como queda tu cuenta y tu persona después de interactuar con semejante experto.

             – Carlos Miñana: otro twittero por excelencia. Es por ello que con él ahondamos en el universo de esta red, para aprender bien lo que debemos hacer. Innumerables apuntes y consejos nos dio con los que tener una sólida base. Un detalle sobre él no escapó a mis sentidos. Resulta que, al igual que yo, es un loco de los gifs. Ya te dije que aportaban sentimiento, además de hacer tu tuit más atractivo y visual a los ojos de los demás.

Carlos 3

¿Lo ves? #NosinmiGIF

              – Ignacio Conejo: último colaborador en nuestro repertorio. Con él tratamos de nuevo la atención al cliente. Piensa que es muy importante, que hoy día las marcas es lo que más ofrecen porque los clientes lo merecen. Una cosa tenemos clara en #CyACartuja: rapidez, resolución y eficacia es lo que te piden. Así nos lo muestra Ignacio, que con sus preguntas y respuestas te ilumina y con sus amables palabras te encandila.

              Sin embargo, nuestros maestros no son simples conferenciantes. Algunos van más allá, porque les fascinas, les demuestras que todo lo que te han dicho y explicado ha calado realmente en ti y lo plasmas en la resolución de tu actividad. Satisfacción mutua es lo que sienten maestro y pupilo cuando alcanzan su objetivo propuesto. En las valoraciones también se refleja. Hermosas y sentidas palabras han sido dedicadas a todos los que formamos parte de esta gran familia que es #CyACartuja. Por esto te alegras, te regodeas en ti mismo por el éxito alcanzado y empiezas a darte cuenta de que vales mucho, muchísimo, más de lo que creías en un principio.

Esta frase resume mi paso por esta asignatura. Tímida me mostré al principio, insegura de mis capacidades y habilidades. Después, con el paso del tiempo, gracias a todos esos profes y, por supuesto, a la persona que realmente tiene este cargo, me he dado cuenta que mi vida tiene un rumbo, que ya no soy un barco a la deriva que partió de manera precipitada y acabó en una orilla anclado, sin destino, sin nuevos caminos…

Ahora conozco lo que quiero y sé de lo que soy capaz. A mis queridos y no olvidados dioses clásicos doy gracias cada día por haber tenido el valor de afrontar este misterioso periplo, el cual ha llenado mi cabeza de innumerables conocimientos, ha conseguido que habilidades escondidas resurjan potentes y vigorosas y nuevos objetivos ronden mi mente esperando ser alcanzados.

Finalmente, solo me queda hablar del artífice de este sistema, José Miguel. Él mismo se considera un adelantado a su época y, efectivamente, lo es. Atrás quedaron las primitivas clases teóricas, el monólogo del profesor que abre bocas como cuevas por el aburrimiento que derrocha y los exámenes tediosos que no reflejan, ni mucho menos, las capacidades del alumno.

Su apuesta es arriesgada y no las tiene todas consigo. Contra fieros gigantes lucha cada año, cual Quijote envalentonado al ver a los lejos molinos. Pero él sigue siendo fiel a su estilo, desarrollando y mejorando con el paso de los pupilos el método que ha establecido. Tiempo, esfuerzo y labia exige este camino, el cual no es fácil ni para nosotros ni para él mismo. Y, a pesar de ello, aquí lo tenemos convencido, porque sabe que en la variedad está el gusto, porque sabe que muchos aportan más que uno solo.

Aquí es ya cuando yo me despido, no para siempre, sino hasta nuevo aviso, pues en mi pecho ha calado este maestrillo, que, con su novedoso librillo, ha conseguido dejar su huella incluso en mi más ínfimo huesecillo. Pendiente siempre que pueda estaré del pájaro azul, espiando y observando lo que hacen los que se encuentren entonces en mi lugar.

Dedicada a todos y cada uno de los profesionales que aceptan participar cada año en #CyACartuja. Gracias por regalarnos un pedacito de vuestra alma.

Y a ti profe, por las palabras brindadas y por confiar en mí desde que comenzamos la aventura, GRACIAS de todo corazón.

Tú firme voz retumbará en mi cabeza cada vez que recuerde esta experiencia.

curso

Muchos quedan por pasar, muchos otros nos vamos sabiendo que esto no se va a poder olvidar

Anuncios

  1. Carmen Diaz-Soloaga (@cdiazsoloaga)

    Querida, querida, querida compañera:

    Soy la primera, pero seguro que no la última, en comentar esta entrada, a la altura (palabra de copy) de los grandes redactores profesionales que pueblan la red. Sentida y emocionada te he leído, porque creo que sentida y emocionada has escrito estas palabras. Desde aquí mi chapó a la que ya considero compañera de profesión y seguro que muy pronto, aventajada alumna, que no tardará en pasarme rauda saludando.

    ¡Qué agradecida estoy por la oportunidad de haberos conocido! Gracias a José Miguel el primero, y a vosotros, la próxima generación que espero construya con palabras una red más hermosa que la que os dejaremos los que ahora trabajamos en ella.

    Un abrazo compañera, nos vemos en la carretera (no te olvides de saludarme, aunque sea de pasada).

    Carmen

    Le gusta a 1 persona

    • mrojassan

      No menos querida Carmen:

      Con poco que añadir me dejas ante tu comentario. No puedo decir más que GRACIAS. Te considero una gran profesional y un referente en este mundo, por lo que, que me consideres “compañera”, no hace más que aumentar mis ganas y deseo de dedicarme a las palabras.

      Como bien sabemos, hay que cuidarlas, y si esa es mi misión en esta vida, que así sea. Con esmero y dedicación trabajaré todos los días, deseando llegar alto y lograr saludarte en el camino que ambas compartimos. Procura no ir muy rápido, así puedo fijarme en tus pasos y no perderte de vista.

      De nuevo gracias, Carmen, me has dado una gran alegría.

      Un abrazo enorme.

      Me gusta

  2. adesarmiento

    Hola María,

    Me alegra mucho leer que la forma de dar clases de José Miguel sigue calando tanto en sus alumnos. Sin duda es un éxito que hay que reconocerle 🙂

    En cuanto a ti, hiciste un trabajo estupendo que sin duda destacaba por su calidad e implicación. Como dices, cuando algo gusta no es “trabajo” si no que te permite disfrutar. Sigue poniendo el mismo empeño y ganas de hacerlo bien en todo lo que hagas.

    Nos leemos por las redes siempre que quieras! Seguro que pronto estoy aprendiendo yo cosas de ti 😉

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • mrojassan

      Hola Adelina,

      La metodología que nos acerca José Miguel es muy novedosa y dinámica, por lo que es fácil que nos acabe gustando a la mayoría.

      Yo le agradezco la oportunidad de haberos conocido a todos los que colaboráis con #CyACartuja, ha sido una enorme suerte.

      Gracias por tus palabras, Adelina, fue estupendo aprender contigo.

      Nos seguimos leyendo en las redes, ¡por supuesto!

      Un abrazo muy fuerte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s